fbpx Saltar al contenido

Qué tan fuerte es el Yorkshire Terrier

El Yorkshire terrier resalta más que nada por su tamaño: son perros pequeñísimos, con un peso medio entre 1 y 3 kilogramos y una altura a la cruz de entre 20 y 30 centímetros. Pese a su pequeño tamaño, los yorkshires tienen un cuerpo sólido y robusto, con una cabeza algo plana donde sobresalen los ojos, pequeños y oscuros, y unas orejas con apariencia de V, siempre y en todo momento erguidas. Son animales diligentes y distinguidos, bien proporcionados.

El pelaje refulgente que los cubre es la segunda característica mucho más atractiva de los Yorkshires. Tienen el pelo lacio y refulgente que combina tonos negros, azul obscuro y beige.

Índice

Cuidados básicos

A lo largo de su primer año de vida, los yorkshire terrier precisan encauzar sus energías a través del juego y los paseos diarios.

Su metabolismo es veloz, asimismo es conveniente ofrecerle poca proporción de comida pero con una mayor frecuencia, sin olvidar darle un género de nutrición correcta tanto al tamaño de su boca como a sus pretensiones.

Historia del Yorkshire Terrier

En la época del siglo XIX, trabajadores escoceses de Glasgow se establecieron en el condado de Yorkshire, en el norte de Inglaterra, en pos de trabajo, eminentemente en las factorías, minas de carbón y algodón y factorías de lana. Con ellos trajeron a sus perros, unos terriers expertos en apresar y matar ratones y pequeños animales, como conejos.

Si bien no es seguro, se estima que las etnias usadas fueron múltiples terriers escoceses, irlandeses y malteses, como el en este momento obsoleto Clydesdale Terrier, Skye Terrier, Dandie Dinmont Terrier, Black English and Tan Terrier y el Maltese Terrier. .

Tienen una naturaleza frágil

Si bien se estima que tienen la fuerza de un león, los pobladores de Yorkshire tienen un cuerpo frágil. Por este motivo, a lo largo de los paseos se debe tener precaución a fin de que no se peleen con ejemplares de mayor tamaño. Por este motivo, no se aconseja su adopción a familias con pequeños pequeñísimos, que tienen la posibilidad de jugar de manera incómoda con ellos. Estos perros tienen sistemas digestibles frágiles y tienden a padecer inconvenientes de encías. Además de esto, tienen una especial sensibilidad a las temperaturas extremas. Para resumir: debe prestar mucha atención a su atención médica.

No es pues estén de manera delicada estructurados que deban ser sobreprotegidos. Mimarlo bastante o sostenerlo distanciado de otros perros solo lo volverá neurótico y miedoso. Una escolarización estable y balanceada es primordial para conseguir ejemplares mayores obedientes y bien socializados.

Mantón

Si hay algo que diferencia al Yorkshire Terrier es su mantón fino, liso, largo y refulgente. Levemente abundante, mucho más visible aún en la cabeza, lo que le da un aire de inocencia y exitación.

Los colores admitidos para esta raza son el azul acero, en el cuerpo y la cola, siendo el resto cobrizo.