fbpx Saltar al contenido

Cómo es el carácter de un Yorkshire Terrier

Merced al Yorkshire han surgido otras etnias como el Waterside Terrier, el Paisley Terrier o el Clydesdale Terrier. Tiene influencias del West Highland White Terrier, Scottish Terrier y Maltese.

El carácter de este perro es afín al de los Terriers: perserverancia y valentía son sus primordiales adjetivos. Además de esto, es comprometido y sobreprotector con sus dueños.

Índice

Carácter de la raza Yorkshire Terrier

El Yorkshire terrier por sí mismo se convirtió en entre las tres etnias mucho más extendidas en el planeta y la mucho más popularizada de las llamadas etnias de mascotas, entre aquéllas que ocupa el primer sitio más especial.

Por su carácter, su pequeño tamaño y su apariencia simpático, frecuentemente se le confunde con un perro de mucho lujo, simple de proteger y simple de convivir, pero no se debe dejarse llevar por el engaño, pues bajo este sofisticación el aspecto oculta un auténtico terrier.

Origen de la raza Yorkshire Terrier

El Yorkshire Terrier fue criado por vez primera en el siglo XIX en el condado de Yorkshire, Inglaterra, para apresar ratones y otras fieras en las factorías. El Terrier pertenecía eminentemente a la clase trabajadora, en especial a los tejedores.

Esta raza de perro llegó a USA en el siglo XIX. Es un animal pequeño, registrado como raza oficial por el American Kennel Club desde 1885, y se convirtió en una raza muy habitual en Norteamérica gracias a su enorme personalidad y bello pelaje.

Su carácter

Los yorkshire terrier tienen una enorme memoria. Les agrada entretenerse y jugar es indispensable para ellos. Les gusta mucho cualquier juego, por fácil que sea, así sea llevar a cabo rodar una pelota, perseguir una cuerda o perseguir un elemento que les lanzan.

Su personalidad extravertida y su actitud juguetona lo transforman en el perro perfecto para jóvenes y mayores. Los pequeños y los Yorkshire Terriers son amigos por naturaleza.

Educación y entrenamiento

Los yorkshires son perros muy capaces, con lo que entrenarlos no es un inconveniente. Gracias a su naturaleza sobreprotectora y también intranquiliza, es esencial socializarlos apropiadamente en el momento en que son perros chiquitos y entrenarlos en obediencia.

Estos perros tienen la posibilidad de vivir en pisos pequeños sin inconvenientes, pero no debemos olvidar que tienen mucha energía para abrasar. Aparte de sus paseos diarios, es bueno ofrecerle juegos que lo estimulen física y mentalmente y darle juguetes como mordedores, Kongs, etcétera.