fbpx Saltar al contenido

Cómo educar a un Yorkshire Terrier para qué no ladre

Para arreglar este inconveniente es requisito tener mucha paciencia, observarlos para entender por qué razón ladran y adoptar cambios en la rutina o collares particulares que asistan a sostenerlos sigilosos. La primera cosa que debe llevar a cabo es saber por qué razón su perro ladra tanto. Varios perros pasan demasiadas horas solos o encerrados y es natural que en el momento en que vuelves o andas a puntito de sacarlos a pasear comiencen a ladrar agitadamente. Esto frecuenta progresar incrementando el ejercicio períodico, dándole mucho más tiempo, o aun dejándole juguetes, una radio o televisión, o una bola dispensadora de caramelos para sostenerlo divertido. En ocasiones asistencia tener compañía a lo largo del día, como otro perro o gato. Ciertos perros asimismo se entretienen si tienen un patio o una ventana desde la que logren ver hacia la calle, a fin de que logren ver personas, otros perros, vehículos, etcétera. Otros, en cambio, se excitan y ladran mucho más.

En el momento en que tu perro ladra y no puedes supervisarlo, puedes emplear entre los collares de adiestramiento. Los mucho más inofensivos son los que le disparan citronela en la cara toda vez que ladra, creando una asociación negativa.

Índice

Carácter y accionar del Yorkie

Si bien es pequeño, su fuerte personalidad nos llama la atención; En el perro Yorkshire Toy hallarás un compañero enérgico, trabajador y cariñoso. Esta pertence a las etnias de juguetes mucho más populares gracias a su hermosura y tranquilidad para vivir en un departamento, merced a su pequeño tamaño.

Qué patologías tiene la posibilidad de tener un yorkshire terrier

  • Como varios perros pequeños, los yorkshire terrier acostumbran a padecer patologías bucales y periodontales. Por este motivo, es conveniente darle de comer con una dieta seca y de calidad y cepillarle los dientes desde el instante en que es cachorro.
  • Si tu Yorkshire tiene sed incesante y orina bastante, babea, no posee apetito, está deprimido, devuelve o está apático, posiblemente padezca una derivación hepática u otra patología del hígado. Llévalo al veterinario.
  • Los yorkshires asimismo son propensos a padecer inconvenientes de cadera y articulaciones, tal como distintos traumatismos (usar alimento para perros displásicos u otro alimento para perros con inconvenientes articulares).
  • El colapso traqueal es común en perros mayores de etnias miniatura, como nuestro Yorkshire. Esto pasa por el hecho de que los anillos de la tráquea carecen de la rigidez habitual y, por ende, en el momento en que el perro inhala, la pared traqueal perjudicada se colapsa. El síntoma primordial es una tos que suena como un llanto. Si la patología avanza, puede suceder insuficiencia respiratoria. Consulte a su veterinario para detallar el diagnóstico preciso.
  • Otra anomalía genética propia de las etnias toy es la hidrocefalia, causada por la acumulación de líquido cefalorraquídeo en los ventrículos cerebrales. Acostumbra generarse un agrandamiento de la bóveda craneal, si bien puede no manifestarse hasta el momento en que el cachorro tenga múltiples meses.
  • Asimismo acostumbran a padecer anomalías de la salud oculares como entropión, cataratas o displasia de retina.
  • Su sistema digestivo es especial, con lo que es primordial sostener una adecuada nutrición.

Horario de nutrición:

Ofrecer comida a intervalos regulares. No dejes que tu perro decida cuándo y cuánto comer. En la adopción de un cachorro a lo largo de las primeras semanas es conveniente ofrecerle un cuenco de agua las 24 h del día. Hasta el momento en que tu perro se acostumbre a su nuevo ambiente, posiblemente padezca hipoglucemia, con lo que es una gran idea poseer en todo momento un envase con agua limpia y fría.

Acostúmbrate a pasear a tu perro 2 o tres ocasiones cada día o mucho más, pero cerciórate de tener el control de dónde deseas ir, no dejes que el perro decida dónde deseas pasear. Ten en cuenta que tú eres el jefe, conque debes elegir por dónde deseas caminar. Colocale un arnés (es preferible eludir los collares cerca del cuello) y una correa extendida.

Planea bien tus sesiones

¿Andas comenzando de cero? ¿O llevas múltiples días haciendo un trabajo con tu perro?

En todo caso, es requisito tener claro el propósito de la sesión antes de empezar. Estos son ciertos ejemplos: