fbpx Saltar al contenido

Cómo jugar con un Pomerania

Dirección:

Índice

The Squeaky Toy – Petstages Crunchcore Bones

Estos juguetes chirriantes vienen en muchas formas. Están hechos para morder y llevar a cabo estruendos en el momento en que tu Pomerania juega con ellos. Esta clase de juguete es singularmente bueno para un joven Pomerania que desea masticar en todo momento. Este es el que escogí: Crunchcore Bone Petstages.

La educación del Pomerania según su edad

La educación, tanto física como mental, que le des a cualquier perro ha de estar amoldada a su edad, altura y complexión y estado de salud. Esto es, en la situacion de los perros chiquitos de Pomerania, vas a deber comenzar con órdenes fáciles y de a poco vas a poder ofrecer órdenes mucho más complicadas.

Sí, si bien pienses que es bastante próximamente, puedes comenzar a adiestrar perros chiquitos de Pomerania antes de los 3 meses. Por supuesto, a lo largo de las primeras 3 semanas, los perros chiquitos de Pomerania, exactamente la misma otras etnias, son pequeñísimos y pasan la mayoría del día durmiendo y amamantando.

Cuidados básicos

Los pomerania son perros pequeños y muy activos en interior, con lo que no van a tener ningún inconveniente si vives en un piso pequeño sin terraza ni patio. Asimismo se favorecerán de múltiples paseos cortos diarios sabiendo que son sensibles al sol entre acicalamientos.

A estos perros asimismo les gusta mucho jugar, pero tienen la posibilidad de aburrirse de forma fácil, conque cerciórate de que tengan diversos tipos de juguetes a mano.

Entrenamiento para ir al baño de un pomeranian

Para empezar su viaje hacia un hogar limpio y un Pom feliz y limpio, tenga presente estos pasos:

  • Traiga su Donación tu Pomerania un área donde logre utilizar el baño antes de ingresar a tu casa por vez primera.
  • Una vez que vaya al baño, elógialo bastante.
  • Transporta a tu nuevo perro adentro y déjalo examinar.
  • Anticípese a los instantes en que probablemente necesite realizar sus pretensiones (por servirnos de un ejemplo, tras comer, cada escasas horas y antes de acostarse) y sáquelo de forma rápida.
  • Prosigue encomiando a tu Pom toda vez que lleve a cabo caca, y va a estar feliz de recibir tu adoración y precaución.
  • Si suceden accidentes (y indudablemente van a ocurrir), no regañes ni castigues a tu perro adulto. Limpie el caos, en silencio, y prosiga entrenándolo. Ser proactivo; un Pomerania mayor no te afirmará cuándo realizar caca, cuando menos no al comienzo. Transcurrido el tiempo entenderás y reaccionarás consecuentemente.
  • Limita el ingreso de perros chiquitos sin supervisión a tu casa