fbpx Saltar al contenido

Qué tal es la raza Akita Inu

El Akita americano es el resultado de cruces con un pastor alemán completados a lo largo de la Segunda Guerra Mundial y vendidos a soldados americanos que, a su regreso al país, introdujeron la novedosa raza en territorio estadounidense.

En España, según el real decreto, se considera un perro probablemente arriesgado, con lo que es obligación conseguir una licencia con seguro de compromiso civil y registrarlo en todos y cada concejo.

Índice

Peculiaridades físicas:

El Akita Inu es un perro grande con una cabeza ancha y un cuerpo fuerte y musculoso. Correspondiente al conjunto 5 de perros tipo Spitz.

Cabeza: cabeza de tamaño proporcional al cuerpo, con frente ancha

El Akita Inu es una raza de aspecto majestuoso y enigmático

El Akita Inu es un ave de tamaño excelente Los machos miden por norma general de 67 a 71 centímetros a la cruz y las hembras necesariatamente 61. Robustos (pueden de pesar hasta 50 kg), dan experiencias de capacidad y agilidad.

La enorme cabeza es una de sus peculiaridades; sus orejas son pequeñas, gruesas, triangulares y tenuemente redondeadas en la punta; equilibradamente separados unos de otros, rectos y también inclinados hacia adelante. La cola es de inserción alta, gruesa y se lleva vigorosamente arroscada sobre la espalda.

Personalidad

La personalidad de Akita se constituye de una fuerte predisposición a proteger y actuar como reales guardianes de su familia. Por ende, pueden de desconfiar de los extraños y pueden de ser dominantes con otros animales, puesto que normalmente no son una raza de perros sumisos. Es importante que socialicen bien con los perros chiquitos para que no tengan inconvenientes de comportamineto en el momento en que sean mayores. En este punto, los Akitas son perros de compañía inusuales.

No te pierdas nuestro producto «La socialización de los perros»

Temperamento de la raza Akita Inu

Es un perro que se amolda realmente bien a la vida en sociedad, singularmente si fué entrenado apropiadamente desde cachorro. Bien adiestrado y bajo la supervisión de un individuo que sepa guiarlo, el Akita Inu se distingue por su docilidad y su devoción por su familia. Los Akitas son reservados pero tolerantes, en especial con los jóvenes de la vivienda.

La sangre de cazador que corre por sus venas lo transforma en un perro valeroso, decidido y en incesante supervisión. Por tal razón, y también por su lealtad, estos perros son geniales perros guardianes. En el hogar son sigilosos y es extraño escucharlos ladrar. Solo van a ser escuchados en el momento en que la situación sea grave o dañina.