fbpx Saltar al contenido

Cómo regañar a un perro para que no muerda

Es increíble como en el momento en que alguien llega a casa y ve que su cachorro ha mordido o roto algo, lo regañan y le chillan a lo largo de minutos y minutos, suponiendo que el perro comEnciende algo de lo que pasa.

Seamos realistas, los perros no tienen el sentido del tiempo que tenemos los humanos y regañarlos o evaluarlos en el momento en que lo que hicieron ahora sucedió es completamente inútil.

Índice

En el momento en que el cachorro muerde se transforma en un inconveniente de comportamineto

Si jugando el cachorro gruñe o enseña los dientes exponiendo tensión en su rostro, esta actitud por el momento no pertenece a un juego y puede finalizar transformándose en un inconveniente. Procura aliviar a tu cachorro y si se pone agresivo agárralo por el cuello y levántalo llevándolo a otro sitio. Si tu perro es un tanto mayor, colócalo boca abajo y sujétalo por la boca sin lastimarlo hasta el momento en que saque la lengua y se lama la nariz en señal de tranquilidad. Puede ser una gran idea tener un óptimo libro de adiestramiento can, pero si al final no puedes parar la agresión, ayuda a un adiestrador can para que te asista a solucionar el inconveniente.

Adiestramiento con clicker para perros

¡Yo sí!

Remarcar el buen comportamineto

Existen muchas maneras de remarcar de forma positiva el buen comportamineto y tu perro agradecerá singularmente recibir gominolas y premios en el momento en que haya hecho algo positivo. Cuanto mucho más incite a su perro, mucho más va a trabajar para cerciorarse de que prosigue las reglas y lo realiza feliz… todo mientras que recibe gominolas.

Los perros no comencienden bien el refuerzo negativo, con lo que si lo golpeas para regañarlo, lo mucho más posible es que no comprenda por qué razón y su comportamineto no cambie, pero se volverá miedoso y menos presto a percibir. para ti. Jamás tienes que poner una mano sobre tu perro para disciplinarlo, aunque te sientes increíblemente fallido. Ninguna razón basta para pegar, menear o intimidar a su perro. Si en algún momento sientes que no puedes y la situación está a puntito de escaparse de control, es hora de contratar a un entrenador profesional.

¿De qué forma habría de ser la solución? Hay dos opciones…

Opción #1 – Si tu Super Cachorro hace algo que no disfrutas o te molesta, lo destacado es enseñarle una alternativa sobre de qué manera debe actuar. Si sencillamente afirmas NO y no le das otra alternativa, ¿de qué forma va a aenciender lo que esperas de él? Un suave «no» basta para una reprimenda, no es necesario insultar ni vocear bastante (naturalmente, ni se te ocurra pegarle). Lo último que deseas es que tu perro pierda la seguridad en ti o te tenga temor. Para él significa lo mismo, así sea que lo corrijas por fisgar en la basura o por morder toda la silla de la salón, no distingue que una acción es peor que otra. Por favor, ayúdela a entender qué es acertado y qué no.

Varios ejemplos para utilizar esta alternativa correctiva: