fbpx Saltar al contenido

Cómo hacer que mi perro no se escape cuando lo suelto

Como se mentó, ciertas de las razones por las cuales tu perro se escapa en el momento en que lo dejas ir van desde el aburrimiento hasta el temor. Por ende, para arreglar sus fugadas, es requisito saber dónde reside el inconveniente. Observaremos varios avisos amoldados a cada fundamento por el que el perro tiene esta clase de comportamineto:

  • Si tu perro escapa por temor, tienes que detectar su origen y trabajar para terminar con él. Para realizar esto, puede llevar a cabo múltiples cosas, como proveer un espacio seguro para que el animal vaya en el momento en que ocurra el acontecimiento alucinante.
  • Otro de los motivos por los cuales el perro logra huír, en un caso así de la vivienda, es por la ansiedad por separación. Este es un caso muy particular donde los perros se ponen alterados en el momento en que sus dueños van de casa. Para solucionarlo, tienes que advertir la causa de tu ansiedad y comportamineto consecuentemente.
  • Si se generan fugas a lo largo de la temporada de apareamiento, lo destacado que puedes realizar por el animal y por ti es esterilizarlo. Si no vas a criar, esta es tu mejor apuesta para esta clase de inconveniente.
  • Impide que tu perro se agobie y necesite buscar estímulos en otro rincón. Para estimularlo lo destacado es pasearlo todos los días, darle juguetes atrayentes que despierten su curiosidad y entrenarlo en la obediencia.
📖 Índice de contenidos

¿Por qué razón mi perro no obedece fuera de casa?

En ocasiones tu perro te escucha en el momento en que le llamas a casa pero no fuese de casa. ¿A qué se puede deber esto? :

  1. La importante causa por la que tu perro no obedece la llamada fuera de casa son los inconvenientes derivados de la carencia de vínculo con él. En la próxima sección de este blog, te enseñamos cómo promover el vínculo con tu perro.
  2. Otro fundamento por el que tu perro no responde a tu llamada puede deberse a una mala socialización en la niñez (poca o, a veces, inexistente). En un caso así, el perro no ha aprendido a intercomportamineto con estímulos externos (ruidos, automóviles, personas, perros, animales de otras especies, superficies, sitios, etcétera.) y en consecuencia el perro no obedece en el momento en que oye varios ruidos o ve otros. perros, personas o en el momento en que va a determinados sitios (como el parque) por el hecho de que se distraerá y no responderá a tu llamada.
  3. Un perro nerviosísimo o hiperactivo puede estar sobreexcitado por los estímulos externos del camino en el momento en que lo sueltas y en consecuencia no responderá a tu llamada. En este estado, es realmente difícil para el perro concentrarse en el recuerdo, en tanto que solo responderá a sus instintos. En estas situaciónes, es esencial tener en cuenta si nuestro perro padece agobio o inconvenientes de ansiedad.
  4. También puede suceder que varios estímulos extraños produzcan temor o reactividad en el perro y en consecuencia no asista en el momento en que lo llames.
  5. Varios perros se distraen en el momento en que visitan nuevos ámbitos, gracias a la multitud de estímulos y fragancias nuevos que perciben. Por este motivo es esencial tener esto presente y acostumbrar periódicamente a nuestros perros a distintas ámbitos, visitando parques, campos y toda clase de sitios nuevos.
  6. En el momento en que llames a tu perro para regañarlo o para proceder a casa y finalizar su recorrido, tu perro dejará de atender la llamada permanentemente. Presta mucha atención a estos puntos, en caso contrario alimentarás la desconfianza entre los 2. Lo único que lograrás llamándolo para regañarlo o que vuelva a casa es que te ignore y evite ir en el momento en que lo llames. Para evitarlo, procura llamarlo múltiples ocasiones en su momento de libertad, elógialo y dale permiso para seguir jugando o para olfatear nuevamente.
  7. Llamar a tu perro enojado: Probablemente tu perro prosiga realizando lo que le parece muy entretenido en vez de que lo regañen.
  8. Ve a procurarlo si no viene en el momento en que lo llamas. Es muy habitual agarrar a tu perro tras llamarlo. No deberías llevar a cabo esto, pues le vas a enseñar que no requiere regresar.
  9. Otra posible causa es que nuestro perro no haya aprendido bien el ejercicio de venir a llamar. Puede meditar que trabajó lo bastante en él, pero si no responde adecuadamente, probablemente no sea de esta manera.

¿Por qué razón se escapa tu perro?

Los perros se escapan por múltiples causas. Pueden de escapar pues ven una ardilla y su instinto natural de caza se activa. Tu cachorro puede escapar para empezar un juego de etiquetas y esperar que lo prosigas. El perro puede entender una ruta de escape por medio de una puerta abierta. O probablemente halla un destino entretenido que tu cachorro desee conocer, como otro perro o un vecino que reparta gominolas. Revela las seis causas por las que los perros se escapan.

Si tu perro es un fugitivo crónico, no detendrá este comportamineto por sí mismo. Depende de usted hacer un ámbito seguro y accesible en su jardín y remarcar los hábitos positivos para que su cachorro no se escape nuevamente.

¿Por qué razón se escapa en el momento en que lo suelto?

Más allá de que se te pasen muchas ideas por la cabeza, para iniciar hazlo de manera cuidadosa, con amor y comida, ¿por el hecho de que tu perro no responde a tu llamada? Recuerda siempre y en todo momento ofrecerle exactamente la misma orden para que venga o se confundirá y no va a saber que realizar, de ahí que siempre y en todo momento sale corriendo en el momento en que lo sueltas.

Para el arte de llamar a tu perro al trabajo, debes meditar como él. Para que la llamada ande, debe lograr que su perro lo perciba suficientemente entretenido para dejar lo que sea hacía y venir a usted.

¿Qué hacer en estas situaciónes?

Como siempre y en todo momento digo, un reposo entre rondas. Esto quiere decir que tras un tiempo de juego «corto» para que no se levante y pierda el control por el hecho de que notas que todavía te presta atención en el momento en que lo llamas o le afirmas que te mire, necesitas «parar» un tanto. antes que se salga de control.

¿Cómo? Utilice principios básicos de obediencia; Lo llamarás para que en el momento en que venga reciba un bonito premio, unos abrazos y tu aprobación. Le sujetarás la correa un instante para que duerma bien hasta el momento en que haya bajado su agilidad.