fbpx Saltar al contenido

Cómo enseñar a un perro a que venga cuando lo llamas

Esta es probablemente una de las mayores preocupaciones de aquellos que compartimos nuestra vida con perros y también una de las principales preocupaciones de los adiestradores cans:

«Tengo miedo de dejar a mi perro en la calle por si acaso no regresa».

📖 Índice de contenidos

FASE uno – Atrapar el patrón motor

El objetivo aquí es atraer a tu perro para que se acerque a ti y al mismo tiempo hacerle saber que le va a traer cosas buenas. ES MUY IMPORTANTE, siempre, siempre cosas buenas!

  • Debes comenzar a trabajar sin distracciones, eso permite el trabajo. Distracciones quiero decir que otros perros, personas, niños, olores… Cualquier estímulo que no permita que tu perro se fije en ti
  • Si te mueves, tu perro te seguirá instintivamente, especialmente si es un cachorro ¡Explota para decir «muy bien»! Hazle dar una golosina cuando llegue (comida o caza). Repite la operación varias veces.
  • Cuando se distancie, llama su atención especialmente si es un cachorro ¡Explota para decir “realmente bien”! llevar a cabo Dale una gominola en el momento en que llegue (comida o caza). Repita la operación múltiples ocasiones.
  • Cuando se aleje, llámalo por su nombre, espera a que te mire y di una palabra (por ejemplo, «aquí»). Cuando venga a ti, recompénsalo con algo que le guste: un trozo de comida, caricias o jugar.
  • Empieza a entrenarlo a una corta distancia, repite varias veces y poco a poco aumenta la distancia entre tú y tu perro.
  • Siempre que tu perro venga a ti, siempre debes recompensarlo, sin importar cuánto tiempo tarde en hacerlo o si no viene inmediatamente cuando lo llamas.
  • Para perros distraí2, anima a que se acerque a ti moviéndote un poco lejos de él, hablando en un tono ligeramente alegre, corriendo en la dirección opuesta a la que va o agitando un juguete. Tu objetivo es hacerle entender que acercarse a ti es lo mejor que puede hacer en el mundo.

¿Cómo educar a un perro para que venga cuando lo llamen?

Una de las primeras cosas que desearás enseñarle a tu perro es a responder cuando lo llames. ¿Cómo? Porque de esta manera te aseguras de que te escuche cuando lo sueltes: en el parque, en el campo… y así te ahorras mucho esfuerzo.
El momento perfecto para enseñar a tu perro a venir es cuando todavía es un cachorro, ya que es más fácil llamar su atención. A medida que el perro crece, comienza a encontrar otros estímulos más atractivos que los de su dueño.

¿Por qué es importante enseñarle a un perro a venir cuando lo llamen?

  • Poder soltar a tu perro con la certeza de que no se escapará o causará accidentes
  • Soltarlo sin tener que perseguirlo durante horas para volver a atarlo
  • Para disfrutar de paseos con tu perro, incluso sin correa
  • Para disfrutar de una mayor libertad al aire libre
  • Y mantener el control sobre tu perro cuando está libre.

Principales errores al educar a un perro para que venga cuando se le llama

  • Llama al perro solo por su nombre. Tu perro escucha su nombre múltiples veces cada día y puede representar diferentes cosas para él. El comando de llamada debe ser fácil de entender para el perro. Puedes decir su nombre seguido de la orden de venir («VEN»).
  • No utilizar recompensas de manera consistente. Por lo general, la gente utiliza golosinas en la primera etapa del entrenamiento y las deja de usar tan pronto como las ve desaparecer. Es esencial seguir un plan de reducción gradual de premios.
  • Trabajar con el perro sin correa desde el principio. El adiestramiento sigue un orden planificado para que el perro aprenda de manera progresiva. Al principio, es necesario trabajar con el perro con correa y seguir los pasos y ejercicios correctamente para que el perro progrese. Si no comienzas con una correa extendida, tu perro no volverá cuando lo llames. Tendrás que repetir el comando y el entrenamiento no llevará a ninguna parte.
  • Llamar al perro una vez al final del paseo. Es un error común: llamar al perro cuando es hora de ir a casa. De esta manera, la llamada se asociará al final del paseo y se evitará, o se asociará a un juego de persecución. Es crucial llamarlo varias veces y soltarlo de nuevo.
  • Llamar al perro varias veces sin corregirlo. Si tienes que llamar a tu perro varias veces y no lo corriges, no le estás enseñando a venir la primera vez que le das la orden. Debes llamarlo una vez y si no viene, corregirlo adecuadamente, dependiendo de la etapa de su desarrollo de entrenamiento.
  • Castigar al perro cuando logres alcanzarlo o cuándo finalmente venga. Si castigas a tu perro cuando finalmente lo alcanzas o cuando finalmente acepta venir, asociará tu llamada con algo desagradable para él. Es fundamental asociar la llamada con algo positivo. Si necesitas corregir a tu perro, debes tirar de la correa extendida o decir «NO» y acercarte a él.
  • Llama al perro y premialo. Si llamas a tu perro y lo premias, asociará la llamada con algo positivo. Nunca llames a tu perro para castigarlo. Lo importante es mencionarle «NO» y acercarte a él. Nunca utilices tu comando de llamada para castigar a tu perro.
  • Entrena a tu perro en diferentes lugares y situaciónes. Ir a los mismos lugares para trabajar en la obediencia hará que tu perro responda bien en esos lugares específicos, pero no en otros. Debes entrenar a tu perro para que te escuche en diferentes lugares y situaciónes.