fbpx Saltar al contenido

Cómo educar a tu perro para que duerma en su cama

Los perros chiquitos tienen que llegar a su nuevo hogar, por lo menos, en el momento en que tengan ocho semanas. A esa edad ahora recibieron esenciales enseñanzas de su madre y hermanos que contribuirán a su equilibrio psicológico más adelante. Pero aunque pueden de alimentarse y, se podría decir, valerse por sí solos sin su madre, hasta la actualidad estuvieron durmiendo con ella.

De ahí que, aunque tu cama sea la más cómoda de todo el mundo, vas a sentir soledad. Hace unos años se afirmaba que debían acostumbrarse a la rudeza de su cama. Esto significaba dejarlos encerrados en la habitación designada y no venir por más que lloraran.

📖 Índice de contenidos

Consejos para que tu perro admita su novedosa cama

Primeramente, tienes que tener clarísima una cosa y sucede que has de ser incesante y apreciar dónde debe reposar tu perro. No puedes volverlo desquiciado y dejar que duerma en tu cama un día y al día después no.

En el momento en que hayas tomado la estable resolución de que el sitio de reposo de tu mascota va a ser la cama que le has comprado, a dios gracias, con algo de tiempo y esfuerzo, vas a poder encontrar que tu mascota comience a gozar de su fantástica cama novedosa.

¿Cómo comenzar a asociar la cama con algo positivo?

La cama del perro es un factor para su reposo, pero, de forma frecuente, nos olvidamos de que hay otras caracteristicas que pueden de pesar más. Si intentamos de acostumbrar a un perro a reposar en su cama, pero no tomamos en cuenta dónde ponemos la cama (1), si poseemos socios o impuestos castigos o formas de proceder irritantes (2) o qué calidad tiene (3) , tenemos la posibilidad de, sin saberlo, estar boicoteándonos a nosotros.

  1. Su cama es «casa» o «azúcar!», o sea, no es un espacio para regañarlo, asustarlo o castigarlo (en verdad, si me lees, lo vas a hacer sé que defiendo una educación canina amable); es un espacio para premiar, acariciar, DEJARLO DESCANSAR (o sea, no buscar interacción si el perro no desea) y donde pasan cosas buenas
  2. Haciendo más fuerte sus relaciones positivas con la cama, felicitándolo o acariciándolo el perro ayuda para que este desarrollo se acelere; por contra, meter allí a tu perro por fuerza o usar formas de proceder fundamentadas en la imposición o el temor producirá asociaciones negativas con su región de reposo (de ahí que, no es buena iniciativa reñir a tu perro por realizar caca donde no debe)
  3. Si le dejamos reposar en nuestra cama, probablemente no deseará reposar en la suya. ¿Por qué razón? Simple. Primero, pues no andas sosteniendo una «composición congruente» (en ocasiones sí, en ocasiones no); segundo, pues tu colchón es indudablemente más cómodo y mejor puesto que el de el

Ejercicio

Tu perro necesita una 2is bastante de ejercicio que le deje conciliar el sueño de forma rápida. Si no, empezará a ofrecer vueltas y acabará en tu cama para conseguir algún refugio de su insomnio. No obstante, si el animal se fatiga, probablemente solamente regresar de la calle se desplome sobre su cama y se quede dormido.

Comer muy tarde en la noche puede impedirle reposar bien y buscar un espacio más cómodo que su cama, o sea, la tuya. Ten en cuenta que la digestión de los perros es considerablemente más lenta que la nuestra, conque trata de realizar su última comida por la tarde, o cuando menos dos horas antes de acostarse.