fbpx Saltar al contenido

Qué le pasa a mi perro cuando me voy de vacaciones

Varios hábitos pueden de mudar en el momento en que retornas a tu rutina habitual tras un periodo de vacaciones. Los más habituales son:

  • Perturbación de los hábitos de higiene: perros que antes sabían controlarse a la perfección para llevar a cabo sus necesidades fuera en este momento lo hacen en casa. La causa de o sea que se ha perdido la rutina de tiempo fijo y el perro debe regresar a acostumbrarse a ella.
📖 Índice de contenidos

Reposo y juego

Otro aspecto importante es el colchón para perros. Lo idóneo es que tu amigo de cuatro patas prosiga usando exactamente la misma cama a lo largo de tu sepa o, en cualquier caso, la que le agrade al 100%. Lo mismo sucede con los juguetes para perros: para achicar la posible ansiedad, es buena iniciativa llevar contigo tu juguete o peluche preferido. Y si sus porteros se animan a divertirse con él, no va a haber manera más óptima de lijar asperezas.

Ya que este es un instante especialmente sensible e increíble, puede dejar que sus cuidadores (si son familiares o amigos) le brinden bocadillos o gominolas para su perro. Esto les va a ayudar a ganarse la seguridad de su mascota y a asociar «gominolas» con esta situación especial, con lo que no ocasionará bastante trastorno alimenticio en el momento en que regrese a la rutina.

¿De qué manera detectar a un perro deprimido?

En varios casos, pueden de enseñar ansiedad por separación caracterizada por lloriquear, vocear o gemir en el momento en que están solos, mear y defecar en la vivienda y eliminar elementos. También puede suceder que tu perro intente escaparse mucho más de manera frecuente de lo frecuente (si ahora lo hizo) en pos de aventuras que le distan100 del aburrimiento que puede sospechar retomar la rutina por ti.

Otro síntoma es que puede ser «mucho más pesado» y necesitar mucho más atención de lo frecuente. O puede ser lo opuesto y te vuelves apático, desactivado, dejas de formar parte en ocupaciones que solías gozar y te niegas a comer. Este comportamineto u otros hábitos anormales acostumbran a estar unidos a una vuelta inmediata a la rutina tras un periodo de tiempo de vacaciones.

¿De qué manera puedo asegurarme de que mi perro no padezca tras las vacaciones?

Más que nada, procura que su vuelta a la rutina sea progresiva. Procura regresar a casa dos o tres días antes de comenzar a trabajar y esto le va a ayudar bastante en su adaptación. Comprométete y dedica mucho más tiempo del frecuente, cada vez menos, hasta regresar a un punto mucho más acorde con tus compromisos.

¡¡Generalmente acostumbran a hacerse comenciender realmente bien!!

Déjalo con alguien que sepas

Si las vacaciones son largas (por poner un ejemplo, un mes o mucho más), o si tus conocidos cercanos no pueden de venir a tu casa a proteger animales, te recomendamos para dejarlos en el hogar. Quizás tengan otros perros que logren hacerte compañía. Mientras que se lleven bien y no ocasionen inconvenientes.

Esta alternativa es correcta para animales muy apegados a sus dueños oa la gente por norma general. Si padece bastante por estar separado de su dueño, tienes que pensar esta opción alternativa. La mejor forma de acostumbrarse a él es llevarlo de a poco a eso que va a ser su hogar mientras que andas fuera. Por poner un ejemplo, un día contigo, otro día para dejarlo y recogerlo a la noche, entonces duerme allí sin tu presencia, etcétera.