fbpx Saltar al contenido

Cómo se llama la mascota de JJ OO de Barcelona 92

A fines de los 80, Barcelona se preparaba para el acontecimiento que cambiaría la localidad de arriba abajo: los Juegos Olímpicos de 1992. Entre todos y cada uno de los preparativos se encontraba encontrar una identidad identificable que sería la mascota del acontecimiento.

El briefing inicial no detallaba bastante, era un certamen muy abierto en el que participaban nueve estudios de diseño con toda clase de animales en sus proyectos. A lo largo de esta primera presentación, ninguna de las proposiciones fue apreciada por el jurado que debía seleccionarla.

Índice

La mascota

Cobi, la simpática y simpática mascota, causó mucha polémica en su decisión pero enamoró a todos y cada uno de los corazones de todo el mundo en el momento en que se dio a conocer al público. Un perro posmoderno y antropomórfico basado en el gos d’atura (perro propio de las zonas pirenaicas) desarrollado por el diseñador Javier Mariscal. El Cobi rompió con la tradición de Disney de representar los Juegos Olímpicos y abrió un abanico de opciones para los peludos siguientes.

Conquista olímpica

Los organizadores de Barcelona 92 querían usar a Cobi para fomentar los valores justos, pero también los valores deportivos y artísticos, estos últimos a través del uso recurrente del surrealismo. Al final, exaltar la cultura de España en un acontecimiento considerado una exclusiva presentación a todo el mundo. De este modo nació La tropa de Cobi, que, producida por BRB En todo el mundo, se compone de 26 capítulos, que prosiguen las aventuras de Cobi y sus amigos.

Del odio al amor, revela Cobi

En la actualidad, el diseño está en prácticamente todos los campos de la vida. Los estímulos visuales son permanentes y el «ojo» está habituado a distintas estéticas y proposiciones gráficas. Sin embargo, en 1992, Cobi fue un auténtico terremoto. ¿Un perro arrollado? ¿Qué tal un óptimo cachorro usual?

La acogida de la mascota de Mariscal fue en un inicio fría y provocó un animado enfrentamiento. Sin embargo, el diseño prendió y al público le comenzó a gustar; en verdad, también protagonizó una secuencia de dibujos animados (The Cobi Troupe).