fbpx Saltar al contenido

Cómo saber si tu perro te va a atacar

Si el ataque de otro perro es inminente, tienes que mantener la tranquilidad. Evite vocear o pegar al otro perro. Solo empeorará la situación. No procures cargar a tu perro, por el hecho de que de esa forma eres vulnerable a una mordedura. Lo destacado es llamar la atención del otro perro desde una distancia segura y no entorpecer, en caso contrario podrías lastimarte. Si el dueño del otro perro está cerca, pídale que intervenga.

Los asaltos de los perros tienden a ser veloces. En el momento en que finalices, anota el día, la hora y el sitio. Si es posible, intercambie información con el dueño del otro perro, tal como información de un testigo. Además de esto, valora el estado de tu perro, aunque las lesiones no simulen graves, vas a deber ayudar al veterinario. En verdad, las bacterias presentes en el hocico de los perros pueden de complicar cualquier lesión.

Índice

¿Qué debo llevar a cabo para evitar que mi mascota muerda?

Una vez eliminadas todas y cada una de las causas anteriores, es esencial comportamineto. Para evitar que nuestra mascota tenga un comportamineto agresivo, tenemos la posibilidad de seguir una secuencia de pautas o utilizar medidas fáciles que mejoren su carácter.

  • Juega con él. Educar con reglas y límites a través del juego siempre y en todo momento es buena opción. A lo largo del instante de relajación es esencial señalar que no eres su presa, pero ¿de qué forma llevarlo a cabo? Dé juguetes que distraigan su atención de usted.
  • Tiene una reacción con tranquilidad. Si tu mascota te muerde o araña, no le chilles, no la persigas ni la confundas dándole cariño o gominolas una vez que te ataque. Háblale con solidez pero con tranquilidad para que sepa que tienes el control.
  • No los abrumes. Tratándose de gatos, su naturaleza solitaria y también sin dependencia de manera frecuente puede molestarlos si los abraza bastante. Detallan su cariño al menos te lo esperas.
  • Ejercicios prácticos para educar y evitar que te piquen. Para poder desenlaces positivos, es efectivo emplear ejercicios por asociación o consecuencia con él para que aprenda que las cosas se pueden de poder con tranquilidad. Un ejercicio frecuente es coger una pelota entre los dedos y, si la recoges de manera cuidadosa sin morderla, dártela. En caso contrario, espera que pregunte amablemente.

¿Qué debo realizar si un perro procura agredir a mi perro?

Para evitar que este intento de ataque se transforme en una riña donde tu amigo de cuatro patas logre ser herido, la primera cosa que tienes que llevar a cabo es entender el lenguaje corporal de los perros. ¿Sabes por qué razón? Por el hecho de que de esta manera lograras admitir las señales de que el otro perro se prepara para agredir, lo que te dejará anticiparte al ataque y tomar las medidas importantees para resguardar a tu mejor amigo.

El lenguaje corporal del perro es amplísimo y también incluye todas y cada una de las acciones, movimientos, sonidos y posiciones que usa para expresarse y estar comúnicado con otros individuos (así sean personas, perros u otros animales) y también con su ambiente. Y sucede que los perros usan su cuerpo para estos objetivos, dentro sus expresiones faciales, la manera en que ponen u orientan las orejas y la cola, la intensidad y continuidad de sus ladridos, los diversos tipos de sonidos que pueden de producir, etcétera.

Ofrecer largos paseos

En ocasiones las ganas de un perro de agredir a otro vienen del agobio juntado. Los largos paseos le quitarán el agobio y tu perro va a estar mucho más relajado.

Cada perro necesita una cantidad y consumo de alimento diferente al del resto. Sea siendo consciente de cuánta comida y cuántas ocasiones cada día debe comer su perro.

Las seis señales antes del ataque

1. Movimiento: este género de comportamineto es mu e ilustrativo en tanto que el perro nos comúnica que no desea entender nada ahora mismo, desea evitar inconvenientes y se distancia olisqueando el suelo, rascándose o de lado mientras que trata de distanciarse de la situación.

2. Señales de agobio: las pupilas dilatadas, los bostezos, los jadeos, los lamidos del hocico, los cacareos y los temblores anatómicos son señales clarísimas de agobio en los perros.